miércoles, 9 de septiembre de 2015

El niño aun no habla...No te preocupes.


Seguramente cuando tu bebé comenzó a sostener la cabeza, a sentarse o a balbucear, sentiste que todos los avances de su desarrollo serían así de felices, sin embargo, ahora que ha crecido un poco y que debiera empezar a tener otras habilidades, como hablar, te sientes un poco frustrada y hasta preocupada porque no dice mucho. ¡No te tortures!
Al igual que con otros hitos del desarrollo, el habla requiere de muchas otras habilidades, por lo mismo es importante que antes de buscar la opinión de un especialista conozcas e identifiques si tu hijo realiza las siguientes cosas.
De los 12 a los 15 meses
Debe ser capaz de balbucear una gran variedad de sonidos y algunas palabras (sin contar “mamá” y “papá”). En este periodo aprende sustantivos simples y es capaz de comprender y seguir instrucciones sencillas.

A los 18 meses
Cuenta con un vocabulario de aproximadamente 20 palabras. Esta cifra aumenta a 50 al llegar a los dos años, además de que aprende a combinar dos palabras, por ejemplo “mesa grande”, y puede seguir órdenes.
Si no las ha llevado a cabo, no debes preocuparte, tal vez lo que necesita es mayor estimulación. Aquí te damos algunos consejos.
  • Procura que conviva con otros niños
    Algunas veces sólo hace falta que imite a otros para comenzar a hablar. Una buena alternativa es que lo lleves a la guardería; además de que se divertirá con los juegos, las actividades en clase le ayudarán a entender partes fundamentales del lenguaje como algunas vocales.
  • Realiza un examen de conciencia
    Antes de continuar, es necesario que te cuestiones si recibe el impulso adecuado en casa o en la guardería. Pregúntale a las personas encargadas de cuidarlo cómo se comunica, ya que si obtiene lo que desea sólo a basar de señales, es probable que no sienta la necesidad de relacionarse a través del habla. Revisa estas mismas situaciones en casa.
  • Usa cualquier pretexto para comunicarte con él
    ¿Qué tal si le cantas algo que le guste mientras lo bañas o antes de ir a la cama y lo alientas a imitar sonidos?
  • Conviértelo en un lector en potencia
    Aunque aún no entiende las letras, es importante que lo inicies en el mundo de los libros. Léele un cuento antes de dormir y muéstrale las imágenes. Puedes comenzar con algunos en los que pueda imitar movimientos o que presenten texturas; continúa con los que le permitan predecir lo que ocurrirá, así aprenderá a memorizar sus historias favoritas.
  • Aprovecha las situaciones de todos los días para estimular el lenguaje.
    Por ejemplo, dile el nombre de los alimentos que compras en el súper. Al hacerlo, es importante que emplees un vocabulario sencillo.
Más allá de la edad de tu hijo, recuerda que la mejor manera de ayudarlo es comprendiendo por qué no habla y después encontrarle una solución.

Fuente: BBmundo.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario