martes, 14 de julio de 2015

Verano...Un viaje a Inglatera con tus hijos

Por Catalina López Zuluaga

Periodista y Escritora Online

Inglaterra está asociada a paisajes lluviosos y campiñas neblinosas. A priori, no parece el destino más atrayente para niños. Pero el país donde nació el idioma más comercial del planeta tiene muchos alicientes para un viaje familiar en el que nuestros hijos se lo pasen en grande y descubran uno de las naciones europeas más famosas e influyentes.

Midlands: Un paisaje de cuento.

La zona central de Inglaterra tiene ciudades muy populosas pero también extensas campiñas con casas señoriales, palacetes e iglesias espectaculares y aldeas en las que parece haberse detenido el tiempo. Son numerosos los enclaves plagados de mitos artúricos y si a tus hijos les gusta la saga de "El Señor de los anillos", puede interesarles que las plácidas campiñas de las midlands inglesas son el paisaje que inspiró a J. R. R. Tolkien para crear "La Comarca" donde habitaba Frodo Bolsón.

shutterstock_231685234.jpg
Imagen Cortesía de Shutterstock



Ruinas con encanto.

Hablar de Inglaterra es hacerlo de su riquísima historia, que ha dejado muchísimos monumentos de interés. Algunos permanecen en forma de asombrosas ruinas. No puede faltar una visita a Stonehenge, posiblemente el yacimiento megalítico más famoso de Europa. Otros enclaves como el castillo de Corfe en Dorset, las ruinas romanas en Manchester o el muro de Adriano, traerán ecos de tiempos lejanos y épicos a las mentes de tus hijos.

Londres, la capital del Imperio.

La gran ciudad inglesa presenta muchísimas atracciones que harán las delicias de los más pequeños sin que los padres tengan que renunciar a su propia diversión:

shutterstock_128561300.jpg
Imagen Cortesía de Shutterstock



  • La Torre de Londres, excelentemente cuidada, es un entorno medieval y museo cargado de historia y de actividades interactivas. Tus hijos (y también tú) podrán tocar yelmos, rodelas, cotas de malla, cascos, ballestas, enfundarse guanteletes… Toda una experiencia.
  • London Eye: La gigantesca noria proporciona una vista única de la ciudad del Támesis. Por si acaso, lleva pastillas y chicles contra el mareo.
  • El Museo de cera "Madame Tussaud" es probablemente el más famoso del mundo en su género y con cientos de celebridades inmortalizadas en sus estatuas casi idénticas.
  • El Museo de Ciencia Natural ofrece varias horas de diversión para niños y mayores. A los más pequeños les fascinará la sección dedicada a los dinosaurios.
  • Buckingham Palace: Puedes visitar la residencia de la Reina Isabel II, saber si está en el palacio comprobando si la bandera está ondeando y ver el cambio de guardia, todo un espectáculo. Las mejores fechas para ir son  los meses de abril a julio, en los que el cambio de guardia es diario.

Un país orientado al turismo.

Inglaterra tiene una de las economías más desarrolladas del mundo, por lo que el sector turístico es de primera calidad y tiene una oferta muy diversa. Londres tiene 4 aeropuertos a su disposición (Heathrow, Stansted, Gatwick y Luton) por lo que es sencillo encontrar buenas combinaciones de vuelos según nuestras posibilidades económicas. Además, todas las grandes empresas de alquiler de vehículos tienen sedes en Inglaterra.

Es fácil encontrar opciones baratas para almorzar. Es importante saber que los pubs son más baratos que los restaurantes pero pueden restringir el horario de acceso a los niños o impedirlo en salas en las que se sirvan determinadas bebidas alcohólicas. Las principales franquicias mundiales de comida rápida, fish and chips o gastronomía de muy diversas nacionalidades nos proporcionan una oferta muy amplia para planificar nuestras comidas.

El National Trust.

Se trata del mayor propietario de inmuebles y terrenos de Inglaterra después de la mismísima Reina. Su función es conservar y revalorizar entornos arquitectónicos, históricos, naturales y culturales de especial valor. Cuenta con millones de miembros y miles de voluntarios y las aportaciones y donaciones privadas son una de sus principales fuente de ingresos. El pase para 7 días para una familia cuesta 71,50 euros y supone poder acceder a más de 300 monumentos y 200 jardines.


La Inglaterra que puedes disfrutar es dinámica y divertida, lejos de la imagen seria y formal que se asocia al carácter inglés. Y, por si fuera poco, tienes la ventaja adicional de que tus hijos se sumerjan en un idioma esencial para andar por el mundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario