martes, 20 de enero de 2015

COMO COMUNICARNOS CON NUESTROS HIJOS



¿Cómo hay que responder a las preguntas de los niños?"

Los padres deben establecer una comunicación abierta con sus hijos desde la primera infancia. Las respuestas deben ser claras, precisas, que no sean complicadas y que sobre todo sean apropiadas a su desarrollo. Se deben utilizar palabras sencillas y respuestas cortas. Lo importante es que ellos sepan que usted tiene las respuestas a sus preguntas y que siempre podrán acudir a usted en busca de ellas.

 ¿Es bueno contestar a todas las preguntas que nos plantean nuestros hijos?

El lenguaje es una poderosa herramienta que ayuda  a los niños a conocer más su mundo y comunicarse con los demás. Es por esto que los niños hacen constantes preguntas. Los niños cuestionan a sus padres que son los mediadores de su curiosidad.  Es importante que los padres tengan paciencia y que recuerden que es su responsabilidad ayudar a sus hijos y  contestar sus interrogantes por absurdas que parezcan. 

Cuando las preguntas son difíciles, ¿cómo se encuentran las respuestas adecuadas?

Responder con naturalidad y sentido común es lo mejor. No es recomendado responder con evasivas, sarcasmo o quedarse en silencio ya que esto los decepcionara y los desanimara a tener una comunicación abierta con usted. Si usted como padre no se siente preparado a contestar en el momento de que su hijo le formule la pregunte, simplemente dígale “luego contesto a tu pregunta”. Asegúrese de documentarse o asesorarse y volver donde su hijo con la respuesta pues el o ella estará en la expectativa de saciar su curiosidad.

¿Es bueno hablar de los temas antes de que se preocupen por ellos?

La educación no es solo trabajo de las escuelas y colegios. Todo lo contrario. La educación debe ser parte de la vida familiar. Es por esto que los padres deben hablarles a sus hijos de todo aquello que acontece en su entorno y todo tema que los padres entiendan que es importante tales como: religión, valores, reglas de la casa, sexualidad, entre otros.

Déjeme ponerme en el lugar de un niño y hacerle algunas preguntas
comprometidas. Empecemos por el sexo:

¿Qué hacen papá y mamás cuando están a solas en su habitación?

Papá y mamá se quieren mucho y están enamorados.  Se sienten felices de compartir a solas donde pueden hablar, reírse, mirarse y jugar juntos. La habitación de mamá y papá es su lugar especial para compartir entre ellos. Como tú, que tienes tu habitación donde duermes, juegas y compartes con tu hermana, amigo, etc.

¿Por qué papá y mamás ya no viven en la misma casa?

Es necesario que se les explique a los niños que ellos no son los responsables de la separación de sus padres. Que papá y mamá ya no pueden vivir juntos y que ahora estarán y dormirán  en casas distintas. Que papá y mamá siempre los amará y serán papá y mamá. Que de ahora en adelante algunas cosas serán diferentes pero que su amor por ellos nunca cambiara. Los niños extrañarán y añorarán tener su familia unida pero también podrán disfrutar ambos padres si así se lo proponen sus progenitores.

Como papá se ha casado con otra señora, ¿voy a tener una nueva madre?

Nadie puede reemplazar el rol de la madre. Este concepto debe reforzárseles a los niños. Es vital que los padres fomenten relaciones saludables entre todas las partes involucradas, teniendo presente ante todo, el bienestar de los niños. El rol de la madrastra debe ser de colaborador con su pareja, y ante todo, propiciar una relación afectiva, sabiendo de antemano que el lugar de mamá es insustituible.

¿Por qué no voy a poder volver a ver a la abuela? (relativa a la muerte).

Los padres deben hablarles a sus hijos de la muerte como algo natural. Es necesario decirles a los niños cuando un familiar esta grave y puede morir, en vez de ocultárselo porque los niños captan todo lo que acontece en su entorno. Conviene hacerlo participe y hablarles de la muerte con naturalidad y de manera sencilla para que ellos entiendan que existe la posibilidad que la abuela se muera y no va a regresar. Aquí interviene mucho las creencias religiosas de cada familia donde es un maravilloso momento para hablar de fe, lo maravilloso del amor infinito de Dios y que pasa después de la muerte.


¿Yo también me voy a morir?

A partir de los cinco años el concepto de la muerte en los niños se torna más realista. Pero es más o menos a los diez años que los niños comprenden la muerte como un hecho irreversible. Si el niño se muestra ansioso ante el tema es importante tranquilizarlo y explicarle que solo Dios sabe cuando cada quien morirá. Explíquele con ejemplos palpables. Por ejemplo. Dígale que la abuela que estaba muy enferma murió, pero que ahora ya su cuerpo no le duele más y esta con Dios cuidándoles.

Regresando al mundo de los más pequeños. ¿Por qué ahora siempre lehacen más caso a él? ¿Papá y tú me quieren menos que a mi nuevohermanito?

Es necesario que tu hijo participe de manera activa en la vida del bebe. Los padres deben constantemente reforzarle al niño que ellos le amaran de igual manera. Seria fantástico hacerle ver al niño la importancia de su nuevo rol “de hermano/a mayor”. Es bueno explicarle de manera sencilla que el bebe necesitara de cuidados especiales y mucho tiempo principalmente de mama pues ella es quien debe de alimentarlo, cuidarlo, bañarlo y dormirlo. Este trabajo cansa a mama y por lo tanto es necesaria la ayuda de todos los miembros de la casa: el (como hermano mayor), papa, servicio, la abuela, etc.

¿Y por qué la gente que sale en televisión se hace daño y se mata?

Cuanto más violencia vea el niño en la televisión menos sensibilidad emocional él tendrá ante la violencia, pudiendo pasar a la agresión como respuesta a las situaciones conflictivas. La acción de los actores, el montaje y el desarrollo de la escena de violencia crea un impacto de fuerza desproporcional  en la televisión, siendo esto la causa que el niño pueda tomar por real lo ficticio. Es importante que los padres monitoreen el tiempo y contenido de los programas que sus hijos e hijas ven y en caso de observar escenas violentas explicarles que no están de acuerdo con esas acciones de irrespeto a la vida. Esta seria una buena oportunidad para relacionar los  valores familiares con lo que ven y  establecer las reglas del uso del televisor (programas apropiados para su edad y que señalen conductas positivas tales como cooperación, compañerismo, respeto, etc.)


Por Claudia Simó
Directora de alas Formación & Apoyo
Coach de Padres, Vida y Familia
Especialista en Trastorno del Aprendizaje y Modificación de Conductas

1 comentario:

  1. Excelentes puntos, Indhira. Como padres, tenemos la responsabilidad sagrada de guiar a nuestros hijos y es necesario ser proactivos en nuestra comunicacion.

    ResponderEliminar