miércoles, 17 de julio de 2013

***"SENTARSE EN PALCO

(Este articulo lo realizo nuestra columnista Ivette Aquino hace unas semanas y quiero darme la licencia de colocarlo de nuevo porque se que le tocara la vida de varias personas....)


Muchas veces en la vida nos suceden cosas inexplicables, cosas que ni las provocamos y para colmo no las estabamos buscando. Algunas pueden ser positivas, otras tantas negativas...y amiga, para estas últimas, nos da una brega dejarlas pasar. Soltar las riendas es a veces tan difícil, tomar esa decisión de fluir con la corriente (go with the flow) es agobiante. Recuerdo una vez, en uno de mis empleos que decidieron mover mi cobículo...Oh Dios! que percanse...que horror, que tormento...aquel cubículo tan intimo, tan marcado con mis cosas, con mis calendarios, mis fotos...era frustrante pues no podía hacer nada para que mis entonces jefes entendieran ese "apego" a aquella esquina. En mi memoria guardo ese sentido de impotencia y amigas....las lágrimas vertidas de ese día cuando veía como desarmaban dicho cajón. Recuerdo entonces cuando una compañera se me acercó y me digo: Amiga, relájese. Deje que las cosas fluyan...y yo, le ripostaba: Cómo me dice eso?...son mis cosas, son mis documentos, mis adornitos y recuerdos de casi cinco años de trabajo (relájense, soy un poco dramática. En realidad lo que eran era muchos cachibaches!), pero eran mis cosas. Esa compañera, volvió a decirme, entonces con una palmadita, amiga deje ir...y verá que algo bueno de esto saldrá. Sientese en palco y espere.
Yo, entonces me incorporé (ya que no había de otra) y decidí para no dar mas lástima...optar por sentarme en palco. Ví como desmantelaban y botaban, como limpiaban...también escuché a par de comapñeras muertas de la risa y cuchichiando, entre los dientes decían que yo era una ridícula y una patética.



No obstante, pacientemente ví ese carnaval pasar, y lo vi desde palco. Y amigas y amigos por si acaso hay algún varón leyendo...desde palco es que ahora veo todo. Luego de esa experiencia, vinieron entonces todo lo que jamás imaginé. Vinieron nuevas asignaciones, nuevos entrenamientos, nuevos retos y desafíos laborales y saben que hasta un reajuste salarial vino!!!!! yupi!!!Quiere decir, mis queridos lectores, que si, en realidad sentarse en palco tiene sus beneficios. Pues los cambios, aunque a veces difíciles, si no podemos evitarlos, simplemente debemos aceptarlos y dejar ir y dejar al destino actuar. Asi que les invito a de cuando en vez, sentarse en palco. No se me distraiga en pensamientos que atrasen, en inseguridades...mejor piense afirmativamente. Piense de modo que su actitud no le reste energía positiva, ni le sume malas vibras. Deje ir y deje a Dios actuar. Yo le aseguro que de ese sentarse en palco algo bueno pasará. Pero debe estar confiada, debe tener fe y asi podrá ver mas allá. En cuanto a esas personas que se burlan mientras usted esta pasando su mala racha...ignórelas. Tranquila, el destino les cobrará. Deje ir y deje a Dios actuar.Recuerde hacer sus comentarios y sugerencias.Buena suerte!

No hay comentarios:

Publicar un comentario