lunes, 20 de agosto de 2012

Que hacer la primera semana de clases de nuestros hijos


La primera semana.


• Simplifique su horario. Si es posible, posponga los viajes de negocios, las reuniones de voluntarios o cualquier otro proyecto. Es mejor que esté disponible para ayudar a su hijo a adaptarse a la rutina escolar y superar la confusión y la ansiedad que muchos niños experimentan al comienzo del año escolar.
• Prepare el almuerzo de su hijo la noche anterior. Es recomendable que los niños mayores ayuden en la preparación de su almuerzo. Deles la opción de comprar el almuerzo en la escuela si así lo prefieren y la economía del hogar lo permite.
• Los niños de edad escolar deben programar su propio reloj despertador para despertarse por la mañana. Elogie que estén listos a tiempo para desayunar o para que los recoja el autobús.
• Tenga un margen de tiempo amplio para levantarse, desayunar y llegar a la escuela. Para los niños pequeños que se van en autobús, ponga dentro de su estuche de lápices o su mochila una tarjeta con la información que puedan necesitar, por ejemplo, el nombre de su maestra, el número del autobús y el teléfono o dirección donde pueden localizarle.
• Hable con su hijo acerca de lo que pueden hacer si llegan a casa después de la escuela y usted no está. Sea específico, sobre todo con los niños pequeños. Ponga en su mochila una tarjeta con el nombre y el número de teléfono de algunos vecinos que estén en casa durante el día, así como un número de teléfono donde pueden localizarle. Si aún no lo ha hecho, lleve a su hijo a conocer a sus vecinos para que conozcan personalmente a aquellos que pueden ayudarlo.
• Revisen juntos los libros de la escuela y hablen sobre lo que aprenderá durante el año escolar. Muestre entusiasmo por los temas y por la capacidad de su hijo de aprender los contenidos. Apoye el progreso natural del proceso de aprendizaje que se desarrollará durante todo el año escolar. Los hábitos de aprendizaje requieren tiempo y repetición. Promueva que su hijo sea paciente, preste atención y tenga una actitud positiva.
• Envíe una breve nota a la maestra de su hijo comunicándole que tiene interés en recibir regularmente información sobre las actividades y el desempeño de su hijo en la escuela. Asegúrese de asistir a las reuniones y conocer al maestro. Averigüe cuál es la mejor forma de comunicarse con el maestro: a través de notas escritas, email o teléfono. Haga sentir su sincero deseo de ser un aliado del maestro para perfeccionar la experiencia de aprendizaje.
• Conocer al resto de los profesionales que trabajan en la escuela o el distrito escolar puede ser beneficioso para su hijo. Averigüe cuál es el papel de cada uno y la forma en que puede obtener su ayuda si la necesita. La lista de personas puede incluir al director, al personal que trabaja de la oficina, al psicólogo de la escuela, al consejero, al trabajador social, al especialista en el proceso de lectura y al de terapia de lenguaje, al enfermero y al coordinador de las actividades que comienzan al terminar la escuela.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada